Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

Carta de esperanza para curar las heridas

Maite Nicuesa
Carta de esperanza para curar las heridas

La vida duele, a veces, en exceso. Golpea nuestras fuerzas y nos enseña el lado más amargo. Porque a veces, la tristeza se da la mano de forma directa con aquello que nos hizo felices. Después de la muerte de una madre, por ejemplo, la tristeza es la huella del amor que recibimos y de los momentos compartidos. La esperanza es el sentimiento más bonito que existe, aquel que puede dotar de un significado diferente incluso a las situaciones más amargas. La vida es la vida.

Con sus interrogantes y silencios. Es el mejor regalo. Sin embargo, no podemos empaquetarla en una caja con un bonito envoltorio. La vida nos trasciende a todos, por mucho que en ocasiones nos creamos el fiel reflejo del superhombre nietzscheano. 

La esperanza está ahí, en el alma de las pequeñas cosas. Porque el mundo sigue girando como siempre. Somos vulnerables y sentirnos de este modo no es un síntoma de debilidad, sino de humildad. Si estás en este punto, exígete menos y cuídate más. Deja que el universo te arrope con un manto de frases de amor

Porque no hay otra forma de curar el dolor que viviendo la pérdida que lo produce. Pasar por lo amargo de esta experiencia que en realidad, es inevitable en la escuela de la vida. Y en medio de todo lo amargo, goza de lo positivo de estar aquí y ahora, presente en tu historia. Protagonizando una etapa que te hará descubrir nuevos sabores y matices de tu biografía. Porque a veces, cuando pensamos que ya nada puede sorprendernos, ocurren cosas nuevas. 

Y como dejar de pensar en el pasado es un imposible, quédate con todo lo bueno de ese ayer que es un legado. Gracias precisamente a que la vida es un regalo que no podemos meter en una caja, sus efectos perduran incluso más allá del paso del tiempo. Las risas vividas nunca son risas enlatadas, sino carcajadas que brotan de lo más hondo de la conciencia. Porque vivir es amar. Y cuando se ama nunca se pierde. 

Gracias por visitar Coaching para ser feliz contigo para leer esta carta de esperanza para ti. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentarios