Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

7 cosas que valoras cuando las pierdes

Maite Nicuesa
7 cosas que valoras cuando las pierdes

Los humanos somos inconscientes en muchos momentos, no apreciamos la felicidad de un bien determinado hasta que, definitivamente, lo hemos perdido. ¿Qué cosas valoras cuando las pierdes? 

1. El trabajo. Con frecuencia ocurre que las personas acumulan eternas insatisfacciones en torno a su jornada laboral. Sin embargo, la opción de ir a la oficina cada día suele ser más gratificante que escuchar la noticia de un despido que puede ser la puerta hacia el desempleo de larga duración. Y entonces, descubrimos que es más fácil ser feliz en el trabajo que serlo en el paro. 

2. Una edad determinada. Con frecuencia, cuando somos adolescentes queremos hacernos mayores para sentirnos adultos y tener nuestra autonomía. Y sin embargo, en la etapa adulta surge una añoranza de otras etapas previas, que puede volver a brotar en fechas concretas como el cumpleaños. 

3. La salud. Todos sabemos que la salud es el bien prioritario que nos permite desarrollarnos en todos los sentidos a partir del bienestar. ¿Pero cuántas veces somos realmente conscientes de lo afortunados que somos por estar bien? La salud es otro de esos bienes que se llora cuando surge un diagnótico de enfermedad. 

4. Un lugar. Podemos sentir la añoranza del arraigo de un lugar determinado cuando, por ejemplo, por motivos de trabajo una persona tiene que alejarse de su propio lugar de residencia en contra de su voluntad inicial. Esto ocurre, especialmente, en un contexto de crisis económica como el presente. En este caso, surge la añoranza de las raíces. Alejarnos de un lugar también supone tomar distancia de amigos

5. La rutina. Cuando ocurre un hecho grave que cambia por completo la vida de una persona, lo primero que desea es recuperar la normalidad de su agenda. Pero lo cierto es que muchas veces nos quejamos de la rutina anhelando sorpresas agradables que nos lleven a experimentar emociones de película. 

6. La compañía de una persona. A veces, es después de la ruptura de una amistad o la muerte de un ser querido, por ejemplo, cuando tomas conciencia de la importancia de la compañía de esa persona en tu vida. Una compañía que antes dabas por hecho. 

7. La felicidad. A veces, no apreciamos los momentos de felicidad en presente, sino con la perspectiva del paso del tiempo como el eco de frases lindas de amor que dejan grandes esperanzas a su paso.  

Comentarios