Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Coaching para ser feliz contigo

Coaching para ser feliz contigo

Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching


Carta de despedida al 2016: Gracias por todo

Publicado por Maite Nicuesa activado 30 Diciembre 2016, 11:00am

Etiquetas: #consejos

Carta de despedida al 2016: Gracias por todo

No me gusta que el tiempo pase tan rápido. Me incomoda esa sensación de sentir que hace muy poco abríamos las puertas del 2016 y ya estamos preparados para arrancar la última página del calendario de un año al que quiero dar las gracias porque ya forma parte de mi vida con sus frases bonitas de amor.

Supongo que no me gusta esa sensación de velocidad de los minutos porque, imagino que como el común de los mortales, es al final de un nuevo ciclo cuando, desde la perspectiva que aporta la mirada del pasado, observo momentos en los que he perdido el tiempo viviendo a medias, o simplemente, no he recibido cada día como un regalo. Y sin embargo, hoy quiero abrazar el 2016 porque me ha enseñado cosas buenas. Por ejemplo, me ha dado serenidad y capacidad de aceptación. 

Un año que ya forma parte de mi biografía y que en algún momento, en un futuro lejano, ojalá posible, será historia de la nostalgia. Ese refugio de juventud eternamente imaginado. Como esa fotografía cuyo valor aumenta como un legado desde la distancia. 

Querido 2016: quiero guardar en el bolsillo los detalles bonitos de estos doce meses y tirar al contendor de los recuerdos contaminados, todo aquello que sobra. Porque en la vida, igual que en la moda, menos es más. Porque para hacer sitio a la esperanza de lo nuevo que está por llegar, quiero vaciar el peso de mi mochila vital. 

Pronto el 2016 será antiguo, pero como a ese amigo del que nos cuesta despedirnos, es muy posible que el inconsciente nos juegue malas pasadas y todavía nos posicionemos en el contexto temporal de un año que no podemos prolongar más allá de una memoria selectiva que borra lo malo y magnifica lo bueno. La vida también tiene sus propios efectos especiales.

Ojalá que la experiencia de este año sea una semilla de felicidad para sentar las bases de un próspero 2017 en el que haya más milagros. Querido 2016, me gustaría llorar de emoción al despedirte con las campanadas de la Puerta del Sol, sin embargo, incluso la fuerza de la costumbre roba magia a ese transcurrir de las horas que, como en un giro inesperado de guión, me llevan a una nueva película para vivir otro invierno más.

Ojalá que los años siempre sean mis amigos. Porque tiempo y vida, son dos conceptos inseparables. Y he aprendido que, por mucho que lo intente, no hay forma de hacer eterno el instante. Tanto que el propio carpe diem, en muchos momentos, es efímero cuando nos aleja de quienes fuimos para acercarnos a quienes llegaremos a ser. Querido 2016, en esta noria constante de la vida, solo deseo que el 2017 te haga sombra con sus fuegos artificiales. 

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts