Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

La soledad existencial: qué es y cómo superarla

Maite Nicuesa
La soledad existencial: qué es y cómo superarla

Existen distintos tipos de soledad. Aquella que es de tipo existencial hace referencia al vacío que experimentamos como seres humanos que, aunque en el camino de la vida hacemos lazos con amigos y familia, no podemos evitar sentir cierto vértigo, en ciertos instantes. Una desconexión de los demás que no es más que la evidencia de que, cada persona nace y muere en lo más profundo de su propia intimidad. Es decir, el nacimiento y la muerte son actos de soledad, son los momentos más determinantes del destino.

La soledad existencial crece con esas preguntas de misterio e incertidumbre que acompañan al propio vivir. Un regalo envuelto en dudas sobre el porqué y el para qué de una experiencia tan bella pero también, con tantas incógnitas que parecen no encontrar una respuesta definitiva ni en las frases bonitas de amor.

La soledad existencial es un vacío profundo. Podemos estar rodeados de gente, incluso tener relaciones personales sólidas, y sin embargo,experimentar cierto vacío interior, un miedo ante el desamparo de la vida. Esta soledad conecta también con uno de los miedos más notables: el temor a la muerte.  

La soledad existencial no es un sentimiento negativo sino sabio y consciente que nos hace posicionarnos en un universo que nos recibe y nos abraza con su amor. Sin embargo, es natural que nos sintamos desbordados por su inmensidad. Podemos experimentar este tipo de desorientación, de un modo más agudo, en una crisis existencial.

Si te gusta la filosofía y te apetece profundizar en el sentimiento de la soledad descrito con cierto desgarro existencial, entonces, te invito a conocer el pensamiento de Sartre.

Sin duda, la soledad existencial también aumenta cuando vivimos desde la prisa sin cuestionarnos los pilares más importantes de nuestra propia rutina. Cuando nos rodeamos únicamente de relaciones superficiales que no tocan el corazón de cerca. La soledad existencial se alivia desde la intimidad del diálogo de alma a alma propio de dos amigos que comparten las incertidumbres y certezas del vivir.

Te animo a buscar más momentos para disfrutar de paseos en la naturaleza. Camina observando los paisajes del otoño infinito, una estación que es pura nostalgia, y también, por tanto, un periodo existencial en el que caen las hojas del alma. Y los días más cortos nos empujan a replegarnos sobre nosotros mismos. 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentarios