Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

Qué hacer cuando un amigo no te perdona

Maite Nicuesa
Qué hacer cuando un amigo no te perdona

Vivimos situaciones complejas a lo largo de la vida, vivencias que nos hacen sentir vulnerables y que nos recuerdan que incluso en una etapa de infinita capacidad de superación, no todo depende de nosotros mismos. Existe una vivencia que duele: la de saber que un amigo no te ha perdonado por un hecho concreto que le ofendió o le hirió. ¿Qué hacer en este tipo de casos?

1. Intenta no desanimarte. Cada persona necesita su tiempo para sanar las heridas. Y el perdón es uno de esos sentimientos que más tiene que ver con el tiempo. Intenta respetar el espacio de ese amigo para que reflexione y se centre en su propia vida. Pero no cierres la puerta. Es decir, puedes tenerla entreabierta si para ti esa persona es importante y no te gustaría perderle de un modo definitivo. Aprender a perdonar es un hecho que puede producirse en cualquier momento.

2. Existen distintas formas de comunicación. Si ya has hablado con tu amigo personalmente te sugiero que valores también otras formas de contacto como, por ejemplo, la carta. El mensaje escrito tiene el valor añadido de que permite una reflexión tranquila y la relectura para poder hacer cambios y modificaciones en la misiva. Una vez que ya hayas enviado la carta, no insistas más si ese amigo no te responde (al menos no insistas más durante un tiempo).

3. ¿Qué hacer cuando un amigo no te perdona? Intenta no juzgarle ya que incluso aunque no compartas su actuación, no conoces realmente cuál es su punto de vista y su situación personal. Continúa con tu propia vida, céntrate en ti y no alimentes rencores. Quédate con todo lo bueno que habéis vivido en común.

4. Existen fechas que son especialmente significativas para retomar el contacto con un amigo que se ha distanciado de ti. El día de su cumpleaños. En ese caso, puedes enviarle un mensaje escrito para desearle un feliz día.

5. Que un amigo no te perdone no depende de ti sino de él. Es una decisión suya y no tuya. Tener claro esta diferencia puede quitarte un gran peso en la responsabilidad sobre esta historia. Lo que sí depende de ti es mostrarle tu aprecio, expresar tu arrepentimiento, decir todo aquello que necesites para explicar lo ocurrido intentando despertar la empatía. Perdonar a un amigo es un gesto de libertad.

Si no aprendemos a perdonar corremos el riesgo de terminar un montón de relaciones ante la menor ofensa. Y la verdad es que estar haciendo constantemente nuevos amigos resulta agotador si ninguna de esas relaciones perdura en el tiempo. Es como vivir en un eterno desarraigo dando saltos de corazón a corazón.

¿Alguna vez has sufrido por una situación similar? ¿Qué ocurrió y cómo lo solucionaste? Puedes compartir tu historia a través de un comentario. ¡Muchas gracias por participar!

En el terreno de lo humano todos podemos aprender de otras historias y me gustaría que Coaching para ser feliz contigo sea un blog para el encuentro.

Comentarios