Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

Cómo curar el dolor del alma

Maite Nicuesa
Cómo curar el dolor del alma

En la teoría resulta sencillo decir que el dolor forma parte de la vida, sin embargo, en la práctica cuesta más vivir ese sabor amargo del fracaso, la soledad, el rechazo, la amargura y la culpa. El dolor nos ayuda a crecer como personas aunque esto no debe confundirse con la idea de recrearnos en nuestro propio sufrimiento. En caso de hacerlo, corremos el riesgo de asumir el rol de víctimas del destino.

Lo más negativo en este tipo de situaciones es que quedemos encerrados en nuestro propio dolor. El sufrimiento puede convertirse en una losa de pensamiento negativo y miedo que nos hace tener una visión distorsionada de la realidad externa e incluso, de nosotros mismos. A veces, podemos experimentar un bajón de autoestmia en un momento de fracaso personal.

¿Cómo curar el dolor del alma y sentir que en la vida siempre hay una nueva esperanza? ¿Cömo lograr la paz mental?

1. Si estás atravesando una etapa dolorosa, sigue con tu rutina habitual a pesar de ese sentimiento de tristeza. No detengas tu paso.

2. Llora si lo necesitas porque las lágrimas liberan el peso interior generado por el dolor anímico.

3. Date permiso para estar triste ya que es natural experimentar pena cuando estamos desbordados por una causa concreta.

4. Háblate a ti mismo con respeto y cariño ya que tus emociones tienen un color más amable cuando pintas tu mundo interno con mensajes que definen la esperanza, Algunas frases sabias de amor resultan especialmente inspiradoras "Ser profundamente amado te da fuerzas, mientras que amar profundamente a alguien te da coraje" (Lao-Tsé).

5. Habla con tus amigos y tus amigas para poder compartir en un contexto de intimidad y de confianza cómo te sientes. Si necesitas consejo, pídelo. Pero en la mayoría de las ocasiones, lo que de verdad necesitamos es sentirnos escuchados.

6. Debes ser paciente, avanzar despacio y a tu ritmo, el dolor tiene sus tiempos y no siempre son acordes a los deseos personales. En un momento de sufrimiento, desearíamos acostarnos y despertarnos a la mañana siguiente con una sensación de bienestar pleno. Sin embargo, es recomendable dejar que el tiempo fluya, adoptando una actitud proactiva de autocuidado.

Conviene adoptar un estilo de vida marcado por horarios regulares, disfrutar de una alimentación saludable y equilibrada y dar paseos diarios. Cuidarte físicamente también te ayuda a sentir mejor a nivel anímico.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentarios