Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

El cansancio de la infelicidad

Maite Nicuesa
El cansancio de la infelicidad

La infelicidad habitual produce cansancio, ese sabor amargo que queda en el corazón al anhelar un bien preciado que parece no llegar nunca. El cansancio motivado por la infelicidad duele, debilita las fuerzas personales y produce un nudo en el estómado como consecuencia del cúmulo de sentimientos contradictorios.

El cansancio de la infelicidad muestra la paradoja de buscar la felicidad sin encontrarla, como si la persona se sintiera presa de un callejón sin salida o de un laberinto en el que no sabe qué dirección tomar.

En una sociedad en la que el concepto de felicidad se usa tanto que corre el riesgo de ser desgastado conviene ser realista y recordar que esa palabra que nos gusta menos, la infelicidad, también forma parte, por derecho propio, de nuestra vida. Y es que, la tristeza, la decepción, la soledad que duele, el desánimo y el pesar también forman parte del diccionario emocional.

¿Qué hacer en una etapa de infelicidad?

1. Vivirla con naturalidad, intentar no recrearte en esos detalles que son foco de dolor. Buscar una serenidad interior a partir de la aceptación (que no debe confundirse con resignación) que te ayude a vivir con estoicismo esa situación amarga.

2. Lo que no se debe hacer en una situación así es hacer como si no hubiera pasado nada, es decir, actuar con pasotismo o mirar hacia otra parte. La búsqueda de la felicidad solo comienza a partir del papel de protagonista de tu propia vida. No olvides cuál es tu rol.

3. Si te sientes cansado por una decepción personal, entonces, descansa para reponer fuerzas porque este descanso es vital a nivel físico y mental. Incluso la persona más optimista se siente más vulnerable en una mala racha porque la tristeza tiene otro ritmo.

4. Todo tiene principio y final, es decir, la infelicidad terminará en algún momento. No pierdas de vista la perspectiva temporal en una etapa de dolor. Del mismo modo, evita proyectar situaciones de futuro desde la perspectiva presente porque en caso de hacerlo, se corre el riesgo de llevar esta negatividad también en el mañana.

5. Cuando te sientas desanimado echa la vista al pasado para recordar situaciones que afrontaste con éxito en el ayer.

6. Evita compadecerte de ti mismo. Siente la libertad de quejarte pero sin convertir la queja en una actitud permanente.

7. Toma decisiones que conecten con tu verdadera felicidad.

Te invito a continuar leyendo más información sobre consejos de felicidad en el artículo: Qué hacer para ser feliz en la vida.



Comentarios