Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
Coaching para ser feliz contigo Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y Especialista en Coaching

Cinco enemigos de la felicidad

Maite Nicuesa
Cinco enemigos de la felicidad

La fiesta de la vida no es tal fiesta en muchos momentos en los que la existencia nos muestra su lado menos amable. Así ocurre ante la enfermedad de un ser querido, la muerte, la soledad, la tristeza profunda... Pero también es cierto que las personas podemos tener dificultades para ser realmente felices al no reflexionar sobre cuáles son los frenos de nuestro propio bienestar.

¿Cuáles son los enemigos de la felicidad?

1. No hacer nada por cambiar una situación que te perjudica de una forma negativa, seguir alimentando un vínculo que te daña de algúna forma. Por ejemplo, un amigo que aprecia a alguien por quien se siente utilizado, sufre enormemente. Y este sufrimiento no acabará hasta que se rompa este vínculo de desigualdad.

2. Buscar la felicidad en el lugar equivocado es otra causa de infelicidad. El corazón humano puede perderse en el laberinto de la felicidad quedando encerrado en callejones sin salida cuando no observa más allá de lo evidente.

3. Una de las principales causas de infelicidad es el autoengaño. Así ocurre cuando una persona se autoconvence de algo que en su interior, sabe que no es cierto. A veces, las personas se agarran al clavo ardiendo de la esperanza para no asimilar una verdad incómoda. Una verdad dolorosa cuando rompe con un deseo importante. Sin embargo, nada duele tanto como permanecer en la mentira.

4. El pensamiento negativo que conduce a la queja y al miedo se convierte en una carga de inseguridad, cansancio, sufrimiento y preocupación. La felicidad pasa desapercibida cuando observas la realidad desde las gafas de la negatividad. Ajusta tu graduación de las gafas de la felicidad para enfocar el mundo desde el optimismo. El pensamiento positivo mejora la salud y eleva la autoestima.

5. Luchar por un objetivo puede ser cansado. Sin embargo, darte por vencido antes de tiempo todavía lo es más. Tirar la toalla conduce a la frustración de querer y no poder.

Comentarios